¿Cómo mejorar la eficiencia energética en edificios de México?

eficiencia energética en edificios y viviendas

¿Cómo mejorar la eficiencia energética en edificios de México?

En 2019 vuelve a incrementarse en México la construcción de edificios sostenibles. El interés de compradores y arquitectos se debe a una legislación que fomenta la eficiencia energética en edificios.

El Gobierno Mexicano desarrolla desde hace años una serie de normas y certificaciones sobre eficiencia energética y edificios sostenibles para fomentar la arquitectura respetuosa con el medio ambiente. Destacan las siguientes normativas:

  • La Secretaría de Medio Ambiente (SEDEMA) desarrolla el Programa de Certificación de Edificaciones Sustentables (PCES). El programa fomenta la incorporación, en los edificios actuales y en las construcciones futuras, de sistemas que garanticen el consumo energético eficiente, con el fin de asegurar una construcción sostenible.
  • La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) y la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), desarrollan en 2013 la norma NMX-AA-164-SCFI-2013. Esta norma es de adscripción voluntaria, e informa sobre las especificaciones mínimas a las que debe aspirar cualquier edificación respetuosa con el entorno y con un consumo energético eficiente.
  • La Comisión Nacional de Vivienda (CONAVI) aporta líneas de financiación para fomentar la compra de inmuebles sostenibles por parte de particulares, e impulsar ese mercado.

Medidas para la eficiencia energética en edificios, ¿Cómo se mejora la eficiencia energética?

La eficiencia energética en la edificación se encuentra por todo México: desde edificios corporativos y organismos públicos, hasta casas privadas. El ejemplo más notorio es el edificio más alto del país, la Torre KOI de Monterrey, con 282 pisos, o el Edifico Dos Patios, sede de la multinacional Siemens en Ciudad de México.

Todas las construcciones eficientes afrontan el ahorro energético desde un enfoque multidisciplinar:

  • Medidas arquitectónicas pasivas. Se basan en el aprovechamiento del entorno, como al edificar con determinada orientación para que la casa reciba más horas de luz natural.
  • Empleo total o parcial de fuentes de energía renovables, como la biomasa o la fotovoltaica.
  • Aislamiento de calidad. Con la envolvente del edificio protegida se evitan los puentes térmicos, que inciden en el consumo de electricidad para climatización.

El puente térmico se rompe al interponer un material aislante entre el exterior y la superficie a proteger. El material aislante resulta eficiente, tanto para calefacción, como para zonas refrigeradas. La rotura del puente térmico recae sobre sistemas, como las fachadas ventiladas, cerramientos, dobles ventanas o paneles sándwich con núcleo de lana de roca.