Puentes térmicos: qué son y cómo prevenirlos

puentes térmicos latam

Puentes térmicos: qué son y cómo prevenirlos

Los puentes térmicos aparecen en puntos donde se interrumpe el aislamiento. Los puentes térmicos se definen, como aquellos elementos de continuidad, presentes en las estructuras de los edificios, que ponen las superficies externas en contacto con las internas.

Los puentes térmicos conectan dos superficies con diferentes gradientes climáticos por medio de un elemento que con alta conductividad térmica. Las causas de los puentes térmicos son múltiples:

  • Discontinuidades de construcción cuando se usan materiales heterogéneos.
  • Discontinuidades geométricas en las esquinas, entre la pared y el piso, o entre la pared y los accesorios de la casa.

Clasificación de tipologías de puentes térmicos.

Existen los siguientes tipos de puente térmico:

  • Puentes térmicos por la geometría del edificio: esquinas, terrazas o voladizos formados por elementos estructurales que salen del interior.
  • Puentes térmicos Los causa la inserción incorrecta de elementos en las estructuras del edificio, como el paso de sistemas de tuberías o salidas de humo, o los nichos bajo las ventanas para los radiadores con un espesor de mampostería más delgado.
  • Puentes térmicos estructurales en fachadas de edificios mal aislados del exterior: vigas, pilares, o elementos de hormigón armado.

Los lugares frecuentes, donde aparecen los puentes térmicos son los marcos de las ventanas y los cristales finos, los cajones de las persianas, y las uniones de tabiques y suelos con los muros de la fachada exterior. Otros puntos críticos son las bajantes, las barandillas y los puntos de anclaje de cargas, como los condensadores del aire acondicionado.

¿Cómo prevenir los puentes térmicos?

Los problemas que plantean los puentes térmicos en una vivienda son tres:

  1. En invierno existe una dispersión de calor desde el interior hacia el exterior, y causa un mayor consumo de calefacción.
  2. En verano el calor se importa desde el exterior hacia el interior, y causa un mayor consumo de electricidad en climatización.
  3. Los puentes térmicos producen condensación superficial en la cara interna de la fachada, y la humedad genera moho.

El remedio de un puente térmico consiste en romperlo mediante una capa de aislamiento entre los ambientes interior y el exterior: cuando dejan de estar en contacto directo, desaparece el intercambio de calor entre ambos.

En el caso de edificios antiguos, puede mitigarse el intercambio térmico mediante reformas en ventanas y balcones. Una solución rápida consiste en sustituir los cristales por vidrio aislante, y los marcos por otros de materiales con baja conductividad térmica.

En otras ocasiones, los puentes térmicos requieren soluciones de mayor calado, como instalar paneles ACH de fachadas, renovar las cubiertas para techos u otros tratamientos de la envolvente.

En la obra nueva, la corrección de puentes térmicos se plantea desde los planos: un edificio con una buena envolvente, con paneles de fachadas y tejas tipo sándwich, pierde calidad de aislamiento si el diseño de la instalación no previene los puntos críticos.