¿Son útiles los paneles de lana de roca en los sistemas antiincendios?

lanas de roca sistemas antiincendios

¿Son útiles los paneles de lana de roca en los sistemas antiincendios?

Colombia se ubica en una de las zonas del mundo con mayor actividad sísmica. Una de las consecuencias de los terremotos son los incendios, y el Reglamento Colombiano de Construcción Sismo Resistente NSR10 especifica los sistemas obligatorios de prevención de incendios. Uno de los elementos integrantes de muchos de estos sistemas es el panel de lana de roca.

Cualquier progreso humano conlleva un precio: la aparición de nuevos problemas, asociados a los nuevos avances. Por ejemplo, los modernos edificios del siglo XXI se queman entre 5 y 10 veces más rápido que los de hace 50 años. La causa principal es el incremento del uso de materiales sintéticos (muchos derivados del petróleo). En el sector industrial, la presencia de elementos químicos, grandes depósitos de combustible o stocks almacenados de materiales potencialmente inflamables, multiplica el riesgo de los entornos residenciales.

La lana de roca, un material muy utilizado en paneles de absorción de sonido, es por naturaleza un compuesto altamente resistente al fuego que no contribuye a su propagación. Por esas cualidades, los paneles con lana de roca forman parte de los sistemas modernos de control de incendios.

¿Cómo se comporta la lana de roca en un incendio?

Para entender cómo actúa la lana de roca en un incendio, debe entenderse el comportamiento del fuego. Un incendio es el resultado de la unión de tres factores, o triángulo del fuego:

  • Una fuente de ignición (calor).
  • Un comburente que permite la reacción (oxígeno). En general, el comburente en un incendio es el oxígeno atmosférico (O2).
  • Un material combustible que puede ser sólido (como la madera), líquido (como la gasolina), gaseoso (como el propano), o metales combustibles (como el magnesio). Cada sistema de extinción se adapta al combustible que origina el fuego.

El oxígeno para la combustión lo puede aportar el aire, o el combustible cuando arde (en el caso de ciertos materiales). En instalaciones industriales existen productos químicos que pueden aportar oxígeno mientras se queman, aunque se haya consumido el del ambiente, lo que dificulta su extinción. Ahí radica la gran importancia de utilizar en la industria de la construcción de emplear materiales no combustibles o poco reactivos ante el fuego. La principal cualidad de la lana de roca se basa, precisamente en que es un material mineral que no aporta oxígeno a la reacción.

Un incendio continúa ardiendo hasta que se agota el combustible o el oxígeno. Si no se extingue, el fuego enclaustrado arde con baja intensidad y, en algún momento, produce una combustión súbita generalizada (flashover), y el pequeño incendio localizado pasa a invadir el ambiente contiguo. Un ejemplo típico de flashover se produce cuando alguien abre la puerta de la habitación donde se ubica el incendio, o el intenso calor rompe una ventana: la repentina entrada de oxígeno alimenta de forma violenta el incendio. De esta manera, el fuego salta de habitación en habitación, o trepa por la fachada si aporta material combustible en su recubrimiento. Resulta imperativo que los edificios cuenten con una envolvente de material resistente al fuego, como los paneles ignífugos de lana de roca, o paneles de cubierta ignífugos.

Otro factor que expande el fuego son las denominadas gotas inflamadas, que caen de ciertos materiales mientras arden. La lana de roca, es un material que tampoco experimenta esa reacción.

Por último, cuando arde un fuego, los materiales combustibles liberan humo. La cantidad de humo liberado depende de la cantidad de material combustible presente en ese espacio en particular. En concentraciones altas de humo tóxico, se crean condiciones peligrosas para la salud. La inhalación de humos causa más víctimas que el mismo fuego. La lana de roca, además, es un material que apenas emite humo.

Integración de los paneles de lana de roca en los sistemas de prevención

Los paneles con lana de roca se utilizan con frecuencia como protección pasiva en los sistemas antiincendios: bien, como elemento constructivo que aporta seguridad, o integrados en todo tipo de barreras, paneles de división sectorial, puertas y otros sistemas cortafuegos.

Con independencia del sistema de extinción del fuego (que ya se mencionó que se relaciona con la naturaleza del combustible), deben incorporarse soluciones constructivas para reducir el riesgo de incendio y, si se declara, compartimentarlo. La compartimentación retarda el avance del fuego de estancia en estancia, y permite ganar tiempo para evacuar del personal sin riesgo de intoxicación por el humo, o de que colapse la estructura.

ACH ha testado sus paneles sándwich metálicos con alma de lana de roca en el centro de ensayos de la AFITI (Asociación para el Fomento de la investigación y la Tecnología de la Seguridad contra Incendios). Los paneles de lana de roca se fabrican con fibras entrelazadas con productos ligantes y densidades variables. La gama de ACH la integran los paneles de 2 y 5 grecas de cubierta, el panel de fijaciones ocultas, el panel machihembrado de sectorización. Los espesores de los paneles según el tipo varían entre los 30 y los 200 mm.

La clasificación de reacción al fuego que obtuvo la gama de paneles con lana de roca, a partir de los datos de los ensayos, es la A2-s1, d0. El desglose es el siguiente:

  • Clase A2 en la categoría de comportamiento ante el fuego: significa que se trata de productos con limitado poder calorífico, que no aportan carga al incendio ni a su desarrollo.
  • Clase s1 en la categoría de opacidad de los humos. Significa que los humos que produce son de lenta y escasa opacidad.
  • Clase d0 en la categoría de formación de gotas inflamadas. Significa que el panel de lana de roca no produce gotas inflamadas ante la acción del fuego.

Además, según el tipo y espesor de panel también están ensayados frente a la reacción del fuego, ACH dispone de paneles desde EI30 hasta EI240.