Utilización del acero en la construcción

acero industrial

Utilización del acero en la construcción

El acero es un material constructivo que se emplea en múltiples configuraciones: desde acero de calidad estructural, hasta láminas de acero inoxidable y paneles de acero inoxidable para envolventes o compartimentación de interiores.

Ventajas del acero y el hormigón en la construcción industrial

Los dos principales materiales constructivos de edificios industriales son el acero y el hormigón armado. La elección entre uno u otro depende de las necesidades específicas que deben satisfacer el edificio, la zona donde se va a construir o el presupuesto disponible.

Ventajas del acero

Construir una nave industrial de acero permite realizar con facilidad cambios de configuración, o ampliaciones del edificio. Dichas modificaciones pueden aplicarse durante la construcción, o en una etapa posterior. El acero jamás se desperdicia: se trata del material reciclable por excelencia y se recupera en un 90% para nuevos usos.

Ventajas del hormigón

Una nave de hormigón resulta costosa de trasladar (en dinero y esfuerzo), debido al peso y volumen de los pilares y las vigas. Sin embargo, el hormigón armado posee la ventaja de que puede adoptar casi cualquier forma y, por la cantidad de material de origen rocoso en su composición, puede aislar mejor el medio ambiente de los intercambios de calor con el exterior. El hormigón armado también muestra una notable resistencia al agua, la nieve y los gases corrosivos.

Cualidades del acero estructural

Con una misma carga de la estructura, la edificación con acero tiene un peso significativamente menor que las soluciones similares con el hormigón armado. Una mayor ligereza general de la estructura significa:

  • Obras de cimentación reducidas y rapidez en la construcción. Facilidad en las operaciones de transporte y montaje.
  • Costo final reducido en comparación al hormigón armado.
  • Estabilidad frente a la acción del viento y los terremotos.
  • El acero permite crear techos con luces más amplias entre pilares, y con perfiles más delgados que los de hormigón armado.
  • Los espacios interiores diáfanos favorecen al máximo la explotación económica de la superficie útil disponible. El aprovechamiento del espacio incide en una mayor rentabilidad de los complejos comerciales e industriales.
  • Los grandes espacios permiten una iluminación natural de los interiores mediante claraboyas, tragaluces y grandes ventanales, aportación que redunda en unas mejores condiciones laborales.

Uso del acero en construcción antisísmica

En Colombia, por su riesgo sísmico, resulta fundamental la estabilidad y ligereza de la estructura que aporta el acero. En caso de terremoto, los principales daños en los edificios los causan movimientos estructurales, agravados por el movimiento de materiales pesados ​​en la envolvente y su posterior colapso.

Tanto por la ligereza, como por la excelente ductilidad (capacidad de deformación), el acero absorbe las tensiones y resistir mejor la acción de los sismos. Elegir estructuras de acero significa tener edificios más resistentes, estables y funcionales a largo plazo. No en vano, el acero es uno de los materiales más utilizados en los países del mundo donde los eventos sísmicos son frecuentes, como Japón.

Paneles de acero inoxidable en los cerramientos

Una nave industrial de acero dura más que un edificio tradicional. Con una protección adecuada (pintura protectora, galvanizado, etc.), el acero mantiene durante décadas su integridad y propiedades físicas en entornos agresivos. Para solventar la debilidad del metal ante los elementos, se desarrollan paneles sándwich en acero inoxidable, y paneles de acero inoxidable.

En resumen: la mayor virtud del acero es su versatilidad. El acero posee el potencial de combinarse con otros materiales de construcción y explotar de manera inteligente su rendimiento: desde el cristal, hasta la piedra y el hormigón.

Los elementos constructivos, como láminas de acero inoxidable, o paneles de acero inoxidable permiten su instalación en cualquier zona de la envolvente del edificio, o en espacios interiores que requieren higiene y resistencia, como en habitaciones refrigeradas.

Los paneles de acero inoxidable y las láminas de acero inoxidable, resultan ligeros en comparación a su resistencia y se montan en seco y con rapidez. En el caso de los paneles tipo sándwich, se fabrican con diferentes configuraciones según las necesidades del cliente, en dimensiones, formas o la impresión estética deseada en el acabado exterior.